Te vi

Te vi. Estabas en el autobús y mirabas al suelo. Intentabas que tu pelo, largo y liso, tapara tu cara. Pero te vi. Te veo siempre. Cuando miras al suelo, avergonzada. Cuando sueñas despierta mirando el paisaje que, como el tiempo, pasa ante tus ojos sin que puedas pararlo ni tu mano llegue a alcanzarlo. Te veo cuando miras a una persona y te brillan los ojos porque te ha emocionado su humanidad, su sencillez, su sonrisa. Y cuando frunces las cejas al ver a alguien triste o llorando. Tú intentas taparte, intentas esconderte del mundo, pasar inadvertida. Pero no puedes esconderte de mí. Porque te veo. Te vi la primera vez que subiste al bus, tímida e intentando no hacerte visible a nadie. Te vi cuando hablaste con ese señor mayor que te recordaba a tu abuelo. Te vi cuando hiciste reír a ese bebé que lloraba. Y te vi cuando no hacías nada y simplemente observabas el mundo, tu mundo. Te vi, y te quise.

Anuncios

Un comentario en “Te vi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s