Curvas

Todo empieza con una curva en su cuerpo. Una curva bonita, pesada, grande, dolorosa. Una curva que une, alimenta, crece y protege. Luego duele, pero es soportable porque lo que vale cuesta. Esto cuesta un montón, señal de que lo que viene también vale un montón. Y lo primero que vale es otra curva, en su sonrisa. Una curva que no va a desaparecer nunca más, y la más bonita de todas. Su cuerpo ya no tiene esa curva, tiene otras que se quedan ahí para mostrar que ella es una luchadora y ha dado la vida, que es más importante que el cuerpo. Y, de repente, su vida entera se encuentra en una curva, en muchas. En una montaña rusa. Y tiene la sensación de que algo malo pasa, y luego siente que todo es demasiado rápido, y se marea con tantos cambios y tantas vueltas de la vida. En un momento está arriba, y en un solo segundo todo está abajo. Pero la vagoneta sigue adelante, y después de un camino de curvas, siempre llega a una zona plana, más tranquila, más lenta. La vida está llena de curvas. Algunas se ven, otras no. Todas son bonitas, todas implican esfuerzo, todas valen la pena. Pero la mejor es la que nos da la vida: la sonrisa.

Feliz día de la madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s